December 12, 2017

Noticias del pueblo, para el pueblo

Burjassot: un paso al frente por mi pueblo digno

cartel_aut_2015

José Camarillas, candidato de EU a la Alcaldía de Burjassot

 

Un pueblo que no tiene garantizado ni el pan que va a llevarse a la boca jamás podrá ser libre para decidir su futuro. Y en Burjassot se pasa hambre. ¡Qué lejos nos queda la libertad!

No hace falta que nos vayamos muy lejos para conocer la pobreza. El paro y los recortes nos asfixian y hacer tres comidas al día cada vez es más complicado. Incluso algunos de nuestros vecinos tienen que buscar alimentos en la basura o recurrir a la caridad para sobrevivir.

Sabemos que el comercio local está agonizando. Las tiendas del pueblo cierran y se pierden puestos de empleo todos los días. Sin embargo, la mayoría seguimos comprando en los grandes supermercados. Supermercados que cada vez ofrecen peores condiciones laborales a sus trabajadores y que prefieren tirar la comida que les sobra al contenedor antes que darla a los necesitados.

¿Cómo es posible que haya campos sin cultivar y comida en la basura cuando hay gente pasando hambre? Si nosotros, los trabajadores y trabajadoras, somos los que producimos y los que consumimos, ¿por qué aceptamos las condiciones que nos imponen desde fuera?

Porque estamos solos. Sin organizarnos somos mucho más débiles. Por eso necesitamos un gran pacto. Un pacto de trabajadores y trabajadoras que permita a los agricultores vender sus productos a un precio digno, dé herramientas al pequeño comerciante para resistir las embestidas de las grandes superficies y que ayude a los vecinos y vecinas de Burjassot, independientemente de sus recursos, a acceder a los productos y servicios más básicos para vivir con dignidad. Un pacto que nos haga libres. ¿Qué importan las banderas, la religión y los pequeños matices políticos cuando está en juego el bienestar de nuestras familias? Hay más cosas que nos unen que las que nos separan. Unidos somos más fuertes.

En dos años, desde Pacto de Trabajadores, la asociación que presido, hemos construido grandes proyectos para Burjassot. Bancos de libros y de material escolar en colegios e institutos públicos para luchar contra el recorte a las becas. Reparto de pañales para familias trabajadoras. Venta de alimentos básicos desde el pequeño comercio, a precios más bajos que los de las grandes superficies, para dignificar la agricultura valenciana, dar oxígeno al comercio local y ayudar a la gente necesitada sin caer en la caridad. Cajas de resistencia para las huelgas y las marchas de la dignidad. Una universidad popular con clases gratuitas de inglés, italiano, francés, valenciano y refuerzo escolar. Y todo esto sin grandes recursos económicos. Sólo con nuestras aportaciones voluntarias de trabajo y dinero. ¿Imaginan lo que podríamos conseguir desde el gobierno?

Por eso, he decidido escuchar las peticiones de los vecinos, dar un paso al frente y presentarme por Esquerra Unida a la alcaldía de Burjassot. Esto sólo acaba de empezar. Tenemos un pueblo por ganar. El frío, el hambre y las ansías de libertad no pueden esperar cuatro años más. Pan, trabajo, casa, servicios públicos y libertad.

 

  
Leave A Comment

You must be logged in to post a comment.