August 22, 2017

Noticias del pueblo, para el pueblo

Volver a la cárcel por navidad

10411050_300010493542030_509438574385266984_n

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

José A. López Camarillas @lopezcamarillas

Un guerrillero del PCE de Burjassot vuelve, 70 años después, a la cárcel donde estuvo preso

Setenta años después volvió a la antigua cárcel Modelo de Valencia. Esta vez de visita. “Por lo menos ahora está más aseada que cuando estuve preso”, bromeó Juan Requena. El veterano militante del PCE de Burjassot no pierde el sentido del humor a sus 93 años.

Tampoco los ideales por los que ha luchado toda su vida. “La gente está pasándolo muy mal y comienza a movilizarse. Pero necesitan al Partido Comunista para formarse, organizarse y luchar contra el capital. Siempre hemos estado ahí”.

Requena, de la quinta del biberón, no participó en la guerra por unos meses. Pero todavía tiene pesadillas con ella. “Tenemos que impedir que España vuelva a oler a pólvora. Sangre, miseria, rencillas… Saca lo peor de cada uno de nosotros”.

Sin embargo, reconoce orgulloso que trabajó en la resistencia antifranquista como enlace en los montes de su Requena natal. “No pensábamos matar a nadie. Los comunistas no vinimos a España a matar guardias civiles. Incluso hubo casos en los que se les salvó la vida…”.

Juan es uno de los últimos guerrilleros de la Agrupación de Levante y Aragón. Él y su familia acogieron a los primeros maquis venidos de Francia en su casa y les ayudaron a establecerse. El campamento de Requena llegó a tener 14 miembros. Pero los somatenes infiltraron a un fascista y tuvieron que deshacer el punto de apoyo. “Se marcharon a otros montes. Mantuvimos contacto a través de otros miembros del PCE. Pero la espera de refuerzos se hizo eterna. Y la mayoría murió”.

El edificio, pese a que ahora acoge oficinas administrativas de la Generalitat, mantiene parte de la distribución original y algunos paredones de la cárcel. “Falta la ametralladora del patio y el campo de fútbol”, recordó a la funcionaria que quiso hacernos de guía. “El fútbol fue lo único positivo que saqué de este sitio. A los que jugábamos nos daban ración doble de rancho. Pero lo más importante es que podíamos evadirnos durante unos minutos”.

También conserva una de sus claustrofóbicas celdas. “Nos encerraban de cuatro en cuatro. Apenas podíamos movernos. Sólo nos quedaba mirar por la ventana al cielo”. Las ventanas estaban en alto para que no tuvieran contacto con el exterior. “Aun así, el PCE enviaba a una camarada para que, dentro de sus posibilidades, estuviera pendiente de nosotros”.

La celda todavía exuda humedad. El anciano comunista reconoce que tuvo suerte y salió pronto. Su padre no tanta. Falleció a causa de las secuelas de la prisión. Juan continuó militando en el Partido y formó una familia, con la que se exilió a Francia. Su hija Ángeles, que todavía vive allí, ha venido para pasar las navidades y ver cómo el PCPV de Burjassot homenajea a su padre.

“Nuestra lucha debe continuar. Jamás debemos perder el norte. Los trabajadores nos esperan en los centro de trabajo y en la cola del paro. No les fallemos”, exclamó emocionado cuando Javier Parra, Secretario General del PCPV, le entregó el carnet honorifico del Partido y una bandera republicana.

“Si tuviera 20 años lo volvería a hacer. En el monte, sentado en una piedra, aprendí de las palabras de los maquis más que en cualquier aula”, señaló con una sonrisa de satisfacción. “Lo volvería a hacer. Y sé que los jóvenes, esta vez, ganaréis”. No le importa que algunos desprecien con soberbia el trabajo y el sacrificio de los revolucionarios de su generación. “El PCE ha vuelto. Uníos los humildes. Unid a la izquierda. Sólo así la gente ganará”.

  
Leave A Comment

You must be logged in to post a comment.